martes, 13 de septiembre de 2011

El gran faraón.***

Presencia del faraón

La zona donde podemos observar este ejemplar, visto por primera vez en Egipto. está muy delimitada: norte de África, Oriente Medio, Sahara, Mauritania, Sudán y Arabia son las áreas donde se encuentra

Hiératico
De rasgos rígidos y solemnes, el búho faraón es una ave depredadora en toda regla. Vuela de forma directa, con planeos frecuentes que la convierten en una peligrosa rapaz.

Un menú variado
Tan eficaz en la caza como el águila real, descubre a gran distancia a su presa gracias a su enorme agudeza visual. Su dieta es variada, e incluye otras aves y pequeños mamíferos de hasta 10 kilos

Presas frecuentes
A causa de la leishmaniasis, que acabó con una gran parte de la población de conejos, el búho faraón se vio obligado a sustituir dicho manjar por ratones.

Sin prisas
Los jóvenes abandonan el nido tras unos 30 días, pero nunca antes de 1 mes. Pueden llegar incluso a convivir con sus padres 6 meses.


 Con una espléndida y feroz apariencia, este familiar del gran duque (Bubo bubo, o búho real) se erige sobre las rocas mostrando su señorial e impactante silueta, dando a entender que bien podría ser, si así lo quisiera, el dueño y señor de esos parajes. El búho faraón, o búho del desierto (Bubo ascalaphus) fue descrito por primera vez por el zoólogo francés Jules-César Savigny en el año 1809 en Egipto, en una misión encomendada por otro “faraón”: Napoleón Bonaparte.

Hasta hace poco se consideraba una subespecie del búho real, pero recientemente los biólogos las han separado en dos especies, dados sus distintos pelaje y tamaño, su lugar de residencia y también su diferente ulular, que puede oírse incluso a distancias superiores de 2 kilómetros.

¿QUÉ LOS DIFERENCIA?  

Mientras que el B. ascalaphus prefiere las llanuras del desierto, las rocas y los climas áridos, su familiar, el búho real, tiene preferencia por los bosques templados y las zonas montañosas. El faraón es, también, un 20% más pequeño que su familiar directo, el Bubo bubo, que precisamente destaca entre el género por la envergadura de 2 m de sus alas y su porte de hasta 70 cm de altura, lo que lo convierte en el búho más grande de España. Su dieta es de todo menos ligera, ya que el superdepredador faraónico se encuentra en lo más alto de la cadena trófica: esta simpática y misteriosa rapaz se alimenta de otras aves y mamíferos pequeños: ha sido avistada cazando conejos, liebres, ratones, erizos… Pero también reptiles, etc., e incluso jóvenes zorros y ciervos de más de 10 kilos.

Su morfología también los asocia cercanos en especie. El búho real tiene las plumas más oscuras, tanto en el moteado como en el color base, lo que quizá responda a una necesidad de ocultarse en su hábitat: necesita un plumaje más oscuro para camuflarse entre las rocas; por su parte, el búho faraón tiene un color beis que le permite esconderse en el desierto. Una cuestión de supervivencia que por su fama no debiera preocuparles mucho.

 Sus ojos, de un magnético color amarillo anaranjado, son similares en ambos casos, y representan la clara expresión de un ave señorial, magnífica, reina de la noche y de los terrenos libres y salvajes de las llanuras africanas.

Cada individuo de B. ascalaphus tiene su propia forma de ulular con un registro único, de la misma forma que también todos los búhos reales poseen un aullido distinto entre sí. Consiste en un sonido fuerte y profundo tipo úú-oo (de ahí el nombre del género: Bubo).

LOS TERRENOS DEL GRAN DUQUE

El búho faraón ha sido visto anidando incluso en las pirámides de Egipto, donde, por el color de la piedra, puede confundirse con facilidad.

Habitualmente, esta especie aprovecha para anidar los árboles y nidos grandes que han sido abandonados por otros pájaros, e incluso se han visto nidos de faraones en el mismo suelo. Las zonas donde viven los diferentes ejemplares están también bastante delimitadas. El B. ascalaphus podemos encontrarlo en el norte de África, Oriente Medio, Sahara, Mauritania, Sudán y Arabia. El búho real es más frecuente en Europa, concretamente en el Noroeste y en la zona mediterránea. Por eso este búho, más europeo, es muy usado en el arte de la cetrería gracias a la facilidad para domesticarlo.

UNA FIERA MUY LEAL

Tan eficaz y depredador en la caza como la mismísima águila real, y de actitud fuertemente territorial, el gran faraón distingue a su presa oteando el terreno al volar. Lo hace de forma directa, potente y con planeos frecuentes, que, gracias a su gran visión nocturna y su aleteo silencioso, lo convierten en una de las especies más peligrosas para los mamíferos, reptiles y aves que estén por debajo de los 10 kg de peso.

Al llegar al nido, el búho suele vivir en soledad hasta la época del cortejo, a finales del invierno. Es cuando el B. ascalaphus elige su media naranja, en parejas monógamas que duran para siempre. Teniendo en cuenta que su media de vida son 20 años, e incluso 60 en cautividad, la cosa tiene su mérito. Además, durante los 36 días que dura aproximadamente la incubación, el macho cuida a la hembra, que no sale del nido, y se ocupa de alimentarla.

Los pequeños recién nacidos de los 2 a 4 huevos de la puesta estarán preparados para aprender de sus padres –pájaros, según muchos, de mal agüero– y dejar el nido pasado un mes del nacimiento de las rapaces. Agoreras o no, son de las más bellas rapaces nocturnas que existen.