Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 23, 2013

Coplas mundanas. *

Poeta ayer, hoy triste y pobre 
filósofo trasnochado, 
tengo en monedas de cobre 
el oro de ayer cambiado.

Sin placer y sin fortuna, 
pasó como una quimera 
mi juventud, la primera... la sola, no hay más que una:  la de dentro es la de fuera.


Pasó como un torbellino, 
bohemia y aborrascada, 
harta de coplas y vino, mi juventud bien amada.


Y hoy miro a las galerías 
del recuerdo, para hacer 
aleluyas de elegías desconsoladas de ayer.


¡Adiós, lágrimas cantoras, 
lágrimas que alegremente 
brotabais, como en la fuente las limpias aguas sonoras!


¡Buenas lágrimas vertidas 
por un amor juvenil, 
cual frescas lluvias caídas sobre los campos de abril!


He aqui que tú estás sola...*

He aquí que tú estás sola y que estoy solo. 
Haces tus cosas diariamente y piensas 
y yo pienso y recuerdo y estoy solo. 

A la misma hora nos recordamos algo  y nos sufrimos. Como una droga mía y tuya  somos, y una locura celular nos recorre  y una sangre rebelde y sin cansancio. Se me va a hacer llagas este cuerpo solo,  se me caerá la carne trozo a trozo.  Esto es lejía y muerte. 
El corrosivo estar, el malestar  muriendo es nuestra muerte.


Ya no sé dónde estás. Yo ya he olvidado 
quién eres, dónde estás, cómo te llamas. 
Yo soy sólo una parte, sólo un brazo, una mitad apenas, sólo un brazo. 
Te recuerdo en mi boca y en mis manos.  Con mi lengua y mis ojos y mis manos  te sé, sabes a amor, a dulce amor, a carne,  a siembra , a flor, hueles a amor, a ti,  hueles a sal, sabes a sal, amor y a mí.  En mis labios te sé, te reconozco,  y giras y eres y miras incansable  y toda tú me suenas  dentro del corazón como mi sangre.

Te digo que estoy solo y que me faltas.  Nos faltamos, amor, y nos mor…