miércoles, 11 de marzo de 2015

El valor y el dinero.*

Ciccone German cuenta la historia de un hombre que, gracias a su inmensa riqueza y su infinita ambición, decidió comprar todo lo que tenía a su alcance. Después de llenar sus muchas casas de ropa, muebles, automóviles, joyas, el hombre decidió comprar otras cosas.

Compró la ética y la moral, y en ese momento nació la corrupción.

Compró la solidaridad y la generosidad -y entonces surgió la diferencia.

Compró la justicia y sus leyes -dando a luz en ese mismo momento a la impunidad.

Compró el amor y los sentimientos, por lo que surgió el dolor y el arrepentimiento.

El hombre más poderoso del mundo compró todos los bienes materiales que quería poseer, y todos los valores que deseaba dominar. Hasta que un día, embriagado de tanto poder, decidió comprarse a sí mismo.

A pesar de todo su dinero, no pudo llevar a cabo su intento. Entonces, a partir de ese momento, nació en la conciencia de la Tierra un único bien al cual ninguna persona puede ponerle precio: su propio valor.

Autor: Paulo Coelho.

El destino.*

Sentado en la tibia y blanda arena
Mis ojos contemplan el océano.

Mi recuerdo vuela como gaviota mutante
Para posarse en mí pueblo sureño
Como una paloma que si tiene dueño
Mi mente son sus ojos y piensa en ti.

En tu pelo, en tu cara, en tu boca.

En esos dulces labios que besaba
En esos lindos ojos que miraba
En ese suave pelo que acariciaba.

Pero el destino nos ha separado.
Los recuerdos golpean mi mente
Pienso a través del velo de los tiempos.

Joven y alegre estaba
En mi pueblo y con mi amada
Un buen día la cartilla llegaba
Pues él ejercito me llamaba
Triste, solo, sin pueblo y sin amada.

Tan solo una gaviota mutante
En paloma enamorada.




Autor: Fernando Jiménez Serrano.