Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 20, 2014

Dar sin pedir nada a cambio.*

David recibió un lujoso automóvil como regalo, de su hermano. Para estrenarlo salió de su oficina y se encontró con un niño que admiraba su coche nuevo. Señor, ¿este es su coche? preguntó el niño. Si, es mío, mi hermano me lo regaló.
¿Quiere decir que su hermano se lo regaló y a usted no le costó nada? El niño se quedó soñando y pensando...y empezó a decir ¡Cómo me gustaría!
David creía saber lo que el niño iba a decir, que le gustaría un hermano así, pero lo que realmente dijo, estremeció a David...Como me gustaría poder ser un hermano así.
David miró al niño con asombro, y añadió:¿Te gustaría dar una vuelta? ¡Ah sí, eso me encantaría! Después de un corto paseo, el niño le miró con sus ojos chispeantes y le dijo: Señor...¿No le importaría que pasáramos frente a mi casa?
David sonrió. Creía saber lo que el muchacho quería: enseñar a sus vecinos que podía llegar a su casa en un gran automóvil, pero de nuevo, David se equivocó. ¿Se puede detener donde están esos dos escalones?
Subió corriendo y…