jueves, 17 de mayo de 2012

Amor mìo, mi amor. *


Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte,
quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hijos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado, soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adios yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina, desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,
voy a seguir tus pasos hacia arriba
de tus pies a tu muslo y tu costado.



Autor. Jaime Sabines

Amor eterno.*


Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse en un instante el eje de la tierra
como un débil cristal.


¿Todo sucederá! Podrá la muerte
cubrirme con fúnebre crespón;
pero jamas en mi podrá apagarse
la llama de tu amor.



Autor. Gustavo Adolfo Bècquer.