Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 6, 2015

Un espacio.

Aún no se me va esa maravillosa impresión que me dejaste, a diferencia de otras veces, no es precisamente tu atractivo el que me animó a llamarte, pues no sabía en realidad quién eras, fue una curiosidad cotidiana lo que me inclino a buscarte.
Más allá de lo intrascendente que puede ser todo, y el poco valor real que existe, son las mismas sensaciones de siempre, que hacía ya mucho no pasaban por acá, que estaban perdidas en algún lugar de la ciudad, esperando ser halladas y hoy han dado de nuevo conmigo.
Esta vida está llena de oportunidades, las cosas pasan y dejan de ocurrir, se vive cada instante al máximo pues mañana podríamos no existir, de eso se trata esta vida, es necesario afrontarla y darle un espacio a lo que merece ser valorado, no revivir sensaciones pasadas, sino provocar unas nuevas cada
día.
Y si acaso aquí una amistad no fructifica, o si pasa lo contrario, no habrá de ser bueno ni malo, sino lo que debió pasar, pues mañana será otro día y si la vida me permite existir…

No lo sé.

Calor. Calor excesivo. Que parece que la cabeza va a explotar y las neuronas escaparán, emprendiendo un misterioso viaje por confines que no conocen. Así era aquella noche, con más de treinta grados, que parecían ochenta. Era insoportable. No quiero caer sin embargo en lo de siempre: cuando llueve, las quejas porque llueve; cuando hace calor, las quejas por el calor. No quiero, decía, caer en el inconformismo diario de las personas, tan solo quiero graficar el panorama de aquella noche.
Eran cerca de las dos de la mañana, y yo estaba acostado (por no decir tumbado) en mi cama, sin poder conciliar el sueño. Normalmente me duermo cerca de las doce, pero aquella vez no podía. Por lo referido anteriormente: el lapidario calor.
No se escuchaba sonido alguno, salvo de vez en cuando algún atrevido limón que cayera del limonero de la casa de al lado.
La ventana de mi pieza estaba abierta, pero las gotas gruesas de sudor se desplazaban a lo largo de mi cuerpo, por la cabeza, el pecho, la espalda…