Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 5, 2011

Tengo que aprender.*

Yo, que creí saber tanto respecto a relaciones amorosas, últimamente, sin querer y sin darme cuenta, observando mis experiencias, mis aciertos y sobre todo, mis errores, he visto que en materia de amor, aún me falta tanto por APRENDER… por ENTENDER… por CAMBIAR… por CORREGIR… por ACEPTAR… por MEJORAR…

DEBO APRENDER que enamorarme no es obsesionarme ni irme a los extremos. DEBO APRENDER a no poner toda la motivación de mi vida en sólo una persona. DEBO ENTENDER que no se debe rogar amor y que una relación de pareja no es para vivir angustiado. DEBO APRENDER que si pretendo tener una relación de adulto, debo comportarme como tal. DEBO APRENDER que no es bueno sobrevalorar, endiosar, ni idealizar a nadie. Porque todos somos humanos y no debo esperar de mi pareja más de lo esperable de un ser humano. DEBO APRENDER que es bueno ser como soy, siempre y cuando eso no implique irrespetar a quien esté conmigo. DEBO ENTENDER que la confortabilidad brindada por la rutina es engañosa, porque la realidad…

Hay que aprenderse esto.*

La vida no es justa, pero aún así es buena.
Cuando tengas duda, sólo toma el siguiente paso pequeño.
La vida es demasiada corta para perder el tiempo odiando a alguien.
Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.
Liquida tus tarjetas de crédito cada mes.
No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.
Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.


Está bien si te enojas con Dios. Él lo puede soportar.
 Ahorra para el retiro comenzando con tu primer sueldo.
Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.
Haz las paces con tu pasado para que no arruine tu presente.
Está bien permitir que tus niños te vean llorar.
No compares tu vida con otros. No tienes ni idea de lo que se trata su travesía.
Si una relación tiene que ser secreta, no debes estar en ella.
Todo puede cambiar en un parpadear de ojos. Pero no te preocupes, Dios nunca parpadea.
 Respira profundamente. Esto calma la mente.
Elimina todo lo que no sea …