Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 21, 2013

Mar de ensueños. *

Si yo fuera tu amante
a la noche le robaría los espacios eternos que en el día no puedo mirar.
II Tu olor impregnado en mi pecho ni el café lo podrá quitar, en inquietante vaivén, cuan olas temblorosas, mi agitación crece ante tu presencia.
III Eres la noche que me cubre de fuego, en donde las estrellas se apagan una a una, para que nosotros a oscuras, con la calma de lámparas encendidas dejemos de existir en el firmamento.

Ellas, todas ellas, como parcelas de aurora, caen en tierra, paseadas por el viento del amor, entran en tu cuerpo, una a una te nutren, con escarcha resplandeciente, llegan a tu océano para que desde el fondo de este universo, me hagas tuyo en la oscuridad eterna

IV El resplandor es nuestro en la felicidad de las almas; no es el egoísmo el que impera, Con el celo; como vela al temor de consumirse y de apagarse en el viento fuerte se conserva, Allí, tu perla iluminada.

V En tu vientre de futuro extraño a mis latidos, poco a poco, como buzo en las profundidades, ilumina en su linterna, la maravilla de …

Pido perdón...*

Pido perdón, por  romper  reglas que  en   ocasiones me parecen estúpidas. El arte de vivir  no tiene porque regirse en reglas que no siempre resultan universales y generalizables.
Pido perdón,  por hablar alto, no siempre  modulo mi voz, además soy medio sorda  y  es bueno que sepan que procuro   no decir nada de lo que me pueda arrepentir.
Pido perdón, por  pararme sobre las carpetas, hacer esto  físicamente en ocasiones me permite  ver el mundo desde otra óptica. Si pudiera ponerme  de cabeza seguramente lo haría, el cielo quizás desde  ese ángulo sería más azul.
Pido perdón, por ser boca sucia cuando me impaciento y dejar de lado las exquisiteces del lenguaje academicista  y alturado que supuestamente debiera conservar siempre…
Pido perdón, por hacer mil cosas a la vez como un pulpo maniaco,  solo canalizo mis energías a través de lo que me gusta, para que cuando  no tenga ganas de hacer nada,  pueda darme la pausa necesaria de meterme en mi caparazón. Pido perdón, por todas las veces …