Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 3, 2014

Las creencias en la reencarnación.

En el antiguo Mediterráneo. La noción de reencarnación aparece en muchas corrientes filosóficas y religiosas de la antigüedad en el Mediterráneo, tales como el orfismo egipcio, el maniqueísmo, el pitagorismo y el neoplatonismo. Como otra faceta del culto a los ancestros practicado durante mucho tiempo en las antiguas religiones, esta noción es también una forma de acercar el mundo de los vivos al de los muertos.
En las sociedades africanas. En ciertas etnias, la creencia en la reencarnación juega un importante rol social. Entre los ashanti de Ghana, por ejemplo, la “sangre” renace por la línea materna mientras que el “principio masculino refleja el culto a los ancestros y el alma se reúne, en su esencia, con la divinidad. Por el contrario, los kikuyu de Kenia distinguen dos almas en sus muertos: una “social” o colectiva que se reencarna en otro individuo y una que alcanza el mundo de los ancestros.
En el mundo occidental, en los siglos XIX y XX. En el siglo XIX, numerosos occidentales s…

No entiendo. *

Tu Mirada Ya no es Tan Radiante,No se que Cambio dentro de ti,Si para ti solo fui tu amante,No entiendo porque piensas así…

Cambiastes en tu forma de hablarMe miras pero Ya no es Igual,Me dices que todo ha cambiado,Me dices que me valla de tu lado,No entiendo No te dejo de Amar…

Si fui de ti Tu Sol,Deje en ti calor,No entiendo,Porque me dices Adiós…

Si fui de ti tu Amor,Dejaste en MíPasión,No entiendo,Porque me dices Adiós….

No entiendo,Porque me dices Adiós….
AUTOR: Hugo Cesar Quijada Valenzuela

Oda a ti *

El tiempo pasa y mientras más pasa me doy cuenta lo voluble que soy, la  impotencia de no saber manejar los sentimientos, que nos envuelven y nos llevan más allá de la imaginación, más allá de tú propio ser, más allá del raciocinio, esa manifestación de pasión, de amor, de ilusión que creíamos  dormida, entumecida, vasto una mirada, una sonrisa, un empuje para caer en  los encantos de la musa, una musa adormecida por los años, una musa  adaptada y acostumbrada a la monotonía de una vida elegida.
Pero apareciste tú con tu magnífica sonrisa y tú ímpetu de grandeza, proveniente de un mundo desconocido y lleno de una vitalidad jamás vista, mis ojos empezaron a ver borroso, empezaron a enfocar las formas que se habían perdido, los sabores que se habían extraviado con el tiempo, los  miedos salieron, los sueños abrieron sus puertas al horizonte diciendo es hora de vivir, es hora de soñar, es hora de renacer, de vivir, dejar los temores, abrir los brazos al infinito y por un momento creía v…