martes, 20 de marzo de 2012

Lindsay Lohan se encierra en su casa.

A la controvertida actriz le quedan solo dos semanas de servicios comunitarios y no quiere cometer ningún error que le prive de su completa libertad. Por ello ha decidido no salir de su casa hasta que termine el período de prueba y así evitar incidentes como el reciente caso en el que fue acusada de atropellar a un fotógrafo a la salida de un club nocturno.