miércoles, 4 de mayo de 2011

Un cuento de Tío Inde

Tio Inde estaba sumamente molesto, su rostro reflejaba la ira, no era para menos, había encontrado en el tálamo nupcial a su esposa con otro,enredada en no sé que movimientos telúricos; así que ni tardo ni perezoso acudió a la presidencia municipal a poner la queja.

_¡Ese gañán, poco hombre, abusó de la confianza que le di_ Declaró iracundo nuestro buen amigo.

Palabras más palabras menos,el buen hombre siguió dando pormenores de lo que había visto y ya para terminar su queja, el atribulado tío Inde concluyó:
_No me da coraje otra cosa, si no como la tenía,¡ya ni yo!

Provocando la risa de los ahi presentes.