Ir al contenido principal

La cucaracha de doña Elvira


Ella dice que son muchas, pero en verdad es una sola la cucaracha que la desvela. Una sola pero con condiciones excelentes: veloz como pocas, muy buena de reflejos, lo que le permite gambetear los escobazos de doña Elvira mejor que muchos jugadores de nuestro fútbol, y con un desarrollo extraordinario del olfato con el cual percibe, donde se encuentren, los restos de comida más remotos y perdidos.

Con su velocidad increíble todo lo recorre, todo lo toca. Revisa cada uno de los rincones de la casa y si bien su especialidad es la cocina, también se aventura a ignotos parajes como el dormitorio, el comedor o el baño.

Esto le permite tener opinión formada sobre todos los temas: por supuesto sobre comidas y sus infinitos sabores, desde el simple churrasco hasta todas las diferentes clases de pastas y sin olvidar los guisos en sus más variadas formas. Pero además sobre artículos de limpieza, sus archienemigos, sobre cuáles son realmente tóxicos, peligrosos y cuáles solamente le perfuman su camino haciendo más agradable su recorrido. Ni qué hablar de política, conoce perfectamente las épocas de vacas flacas y las de bonanza, los restos de comida las delatan (hubo momentos en que hasta las migas de pan faltaban y otros en que eran tantas las sobras que engordaba demasiado). Erudita en temas sentimentales también, el enamoramiento es un sentimiento que le depara grandes ventajas, ya que los enamorados están en otra, se olvidan de ser prolijos y limpitos con la casa, desatención que fue muy bien aprovechada por ella y que dio vía libre a memorables noches.

Así es como su saber es inmenso y no deja de meter su nariz en todo.

Quizás por ello será que doña Elvira la odia tanto. Poco a poco se fue obsesionando con su inquilina ilegal, compró todos y cada uno de los productos mata cucarachas que existen y nada dio resultado, llegó al punto de esperar noches enteras para darle el golpe fatal, pero una y otra vez la diminuta sale victoriosa y logra salvar el pellejo.

Sin embargo, el que busca encuentra: una tarde de verano, luego de darse un banquete con los restos de unos mostacholes al pesto, sus preferidos, y ante el descuido de una irresistible siesta, doña Elvira logra consumar su venganza anhelada. Con un certero pisotón pone fin a su eterna rival y es que así tenía que ser, ya que en realidad, ella no admite competencia alguna.


Autor. Jorge Gustavo Maiocco, 
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Chicas bellas.*

El BLOG DE NAVAROMIX, presenta una selecciòn con las chicas màs sensuales, màs bellas.






















Solo chicas bonitas.*

presentamos a ustedes una serie de imágenes con lindas chicas que serán de su agrado, esperamos que las disfruten.
















Chicas bellas. *

Es tiempo preciso e innegable para que en un acto de ensueño disfrutemos las imágenes de estas chicas que el BLOG DE NAVAROMIX nos presenta.