Ir al contenido principal

Acéptate como eres

Cuando luchas por cambiar aspectos de ti, estás negando lo que eres en esencia y estás realizando juicios acerca de ti mismo y es lo que hace que te sientas cansado, porque te agotas a ti mismo. Debido a que la fatiga que produce juzgarte a ti mismo es algo realmente intolerable. Cuando no te consideras valioso enfermas. Si
te aceptases tal como Dios te creó, sería imposible que pudieses sufrir.

Amarte a ti mismo es curarte a ti mismo, sanas al vivir junto a los otros y amarles. Si amarse a sí mismo significa curarse a sí mismo, los que están enfermos no se aman a sí mismos. Por lo tanto estás pidiendo el amor que te puede sanar, pero que te niegas a ti mismo. Y cuando te lo niegas a ti mismo te desvalorizas y te sientes pequeño saboteando todas tus buenas intenciones, todos tus sueños, por considerarte inferior.

Cuando sientas que no eres capaz de hacer algo, imagina a todas las personas desesperadas que están esperando por tus obras más elevadas, por tu dosis de amor y se mantienen sufriendo hasta que decidas llevar a cabo los deseos de tu corazón. Vivimos constantemente en una lucha interior procurando ser más de lo que
somos, pero sólo es una máscara que te colocas a ti mismo, porque queremos ser más porque nos dejamos de aceptar como somos en un vano intento por recibir reconocimiento exterior, cuando el aplauso tiene que ir por dentro. Uno de los mayores logros en mi vida han sido cuando me he aceptado tal y como soy, de pronto como por arte de magia lo que quería cambiar desaparece en mí, porque he dejado la lucha que no produce más que depresión.

Recordar que cada parte de nosotros se expresa con la intención de darnos amor tanto a nosotros como a otros, el aceptarnos con todo aquello que nos agrade y nos desagrade de nosotros abre la puerta para que se pueda amar con intensidad, abriendo el corazón, permitiendo que la luz libere los pensamientos negativos que hemos aprendido de nosotros mismos al querer compararnos con otros.

Esos “dragones internos” los has creado tú mismo, ya es hora de apagar el fuego que sale de él con la intención de atacarte, Dios no puede crear la imperfección, sólo lo hace la personalidad que te has creado. Acepta que eres perfecto y verás como esos supuestos fallos de personalidad empiezan a ceder.
Publicar un comentario

rECUERDOS.

Imágenes de desmotivaciones.

Es momento de detenernos a observar imágenes de desmotivaciones.
















Imàgenes de desmotivaciones.

Es momento de presentar algunas imàgenes desmotivantes, esperando como siempre  que sean de su completo agrado.

‘¡Soy una artista completa!’: Ninel Conde.

La breve temporada que ‘Aventurera’ tendrá en el teatro Blanquita, marca la celebración de los 15 años de la puesta en escena y lo hará con un homenaje a las actrices que han protagonizado la producción de Carmen Salinas y las hermanas Vallejo, que actualmente estelariza Ninel Conde quien se considera “una artista completa”.
Así lo expresó la curvilínea mujer, quien conferencia de prensa para anunciar que la obra estará el 10, 11, 12 y 14 de febrero en dicho recinto popular, lució un entallado vestido rojo, pero con unos glúteos exuberantes que se acentuaban en el delgado cuerpo que la actriz muestra en el personaje de ‘Elena Tejero’, que representa desde finales del año pasado.
“Esta obra me da oportunidad de bailar, cantar y actuar, por eso me siento feliz de estar aquí, porque hago lo que me gusta, además me siento una artista completa”, mencionó Ninel. También se mostró contenta con los planes que se tienen para dicho montaje, con motivo de sus tres lustros en los escenarios mexi…

Feliz cumpleaños.

Hoy es un día especial, un día de los que no hay muchos; es el cumpleaños de una linda persona que apreciamos y queremos mucho, un gran ser humano en toda la extensión de la palabra, por ello desde este humilde espacio le deseamos lo mejor y que se la pase de maravilla.







Marilyn Monroe

Marilyn Monroe, de verdadero nombre Norma Jean Baker (o Norma Jean Mortenson, apellido de su padrastro), nació el 1 de junio de 1926 en Los Ángeles, en el estado norteamericano de California. Hija de Gladys Baker, quien nunca le comunicó la identidad de su padre, su primera infancia fue muy dura. Su madre la dejó en manos de un matrimonio amigo hasta que cumplió siete años; entonces se la llevó a vivir consigo. Pero un año más tarde Gladys fue internada en un sanatorio psiquiátrico en el que se le diagnosticó una esquizofrenia paranoide, enfermedad que luego Marilyn creería haber heredado, especialmente cuando era internada por sus frecuentes depresiones. Su infancia y adolescencia transcurrieron entre un orfanato (en el que ingresó a la edad de nueve años y trabajó como ayudante de cocina), la casa de sus abuelos y las de varias familias que la adoptaron.






















"Los caballeros las preferimos rubias"

.