Ir al contenido principal

Libertad para elegir...

Era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como hombre justo y comprensivo...

Al terminar la clase ese día de verano, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiance le dijo:
– Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburridora.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado.

El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:
– Cuándo alguien te ofrece algo que no quieres, ¿lo recibes?

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.
– Por supuesto que no, contestó de nuevo en tono despectivo el muchacho.

– Bueno, -prosiguió el profesor- cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.

– No entiendo a qué se refiere -dijo el alumno, confundido.

– Muy sencillo, -replicó el profesor-. Tú me estás ofreciendo rabia y desprecio y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tú regalo, y yo, mi amigo, en verdad, prefiero obsequiarme mi propia serenidad. Muchacho, -concluyó el profesor en tono gentil- tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón pero de mí depende lo que yo cargo en el mío.

Cada día, en todo momento, tú puedes escoger qué emociones o sentimientos quieres poner en tu corazón y lo que elijas lo tendrás hasta que decidas cambiarlo.

Es tan grande la libertad que nos da la vida que hasta tenemos la opción de amargarnos o ser felices.
Publicar un comentario

rECUERDOS.

Imágenes de desmotivaciones.

Es momento de detenernos a observar imágenes de desmotivaciones.
















Imàgenes de desmotivaciones.

Es momento de presentar algunas imàgenes desmotivantes, esperando como siempre  que sean de su completo agrado.

‘¡Soy una artista completa!’: Ninel Conde.

La breve temporada que ‘Aventurera’ tendrá en el teatro Blanquita, marca la celebración de los 15 años de la puesta en escena y lo hará con un homenaje a las actrices que han protagonizado la producción de Carmen Salinas y las hermanas Vallejo, que actualmente estelariza Ninel Conde quien se considera “una artista completa”.
Así lo expresó la curvilínea mujer, quien conferencia de prensa para anunciar que la obra estará el 10, 11, 12 y 14 de febrero en dicho recinto popular, lució un entallado vestido rojo, pero con unos glúteos exuberantes que se acentuaban en el delgado cuerpo que la actriz muestra en el personaje de ‘Elena Tejero’, que representa desde finales del año pasado.
“Esta obra me da oportunidad de bailar, cantar y actuar, por eso me siento feliz de estar aquí, porque hago lo que me gusta, además me siento una artista completa”, mencionó Ninel. También se mostró contenta con los planes que se tienen para dicho montaje, con motivo de sus tres lustros en los escenarios mexi…

Feliz cumpleaños.

Hoy es un día especial, un día de los que no hay muchos; es el cumpleaños de una linda persona que apreciamos y queremos mucho, un gran ser humano en toda la extensión de la palabra, por ello desde este humilde espacio le deseamos lo mejor y que se la pase de maravilla.







Marilyn Monroe

Marilyn Monroe, de verdadero nombre Norma Jean Baker (o Norma Jean Mortenson, apellido de su padrastro), nació el 1 de junio de 1926 en Los Ángeles, en el estado norteamericano de California. Hija de Gladys Baker, quien nunca le comunicó la identidad de su padre, su primera infancia fue muy dura. Su madre la dejó en manos de un matrimonio amigo hasta que cumplió siete años; entonces se la llevó a vivir consigo. Pero un año más tarde Gladys fue internada en un sanatorio psiquiátrico en el que se le diagnosticó una esquizofrenia paranoide, enfermedad que luego Marilyn creería haber heredado, especialmente cuando era internada por sus frecuentes depresiones. Su infancia y adolescencia transcurrieron entre un orfanato (en el que ingresó a la edad de nueve años y trabajó como ayudante de cocina), la casa de sus abuelos y las de varias familias que la adoptaron.






















"Los caballeros las preferimos rubias"

.