lunes, 16 de junio de 2014

No me odies ni me ames. *


¿Por qué me quieres, mi niña?
No me quieras, por favor.
No me merezco tu amor.

¿No he sido bueno? Lo sé,
Eché tu vida a perder.

Soy como un barco sin puerto,
o como un perro sin amo.

Pero tú sabes mujer…
no te he dejado de querer.

¿Por qué me odias, mi niña?
No me odies, por favor.
No merezco tu rencor.

¿Qué he sido malo? Lo sé.
Eché tu vida a perder.

Pero tú sabes mujer…
no te he dejado de querer.

Ni me odies, ni me ames.
Solamente olvídame.


Autor. Raúl Álvarez Quiñonez.
Publicar un comentario en la entrada