viernes, 4 de diciembre de 2015

El Misterio de la Botella.

Había amanecido. Aquel grupo de jóvenes caminaba por la fría y fina arena de Playa Blanca, envueltos en una nube de mosquitos gigantes que mortificaban con sus zumbidos y sus finísimos aguijones. Todos eran aficionados a la pesca.

Habían estado toda la noche pescando consiguiendo capturar algunos pargos, rabirrubias y pez- loro que guardaban orgullosos en sendas bolsas.

Conversaban sobre lo “duro” que había “tirado” del cordel aquel pez enorme imposible de traer a la costa o de los últimos chistes no aptos para menores. También comentaron sobre la noticia del gran tornado que el día antes había cruzado próximo al lugar. “Dice mi tío, pescador del barco “Adelita”, el cual faena un poco más arriba, cerca de Punta Higueras, que el rabo de nube tenía más de cien metros de diámetros y que todo se puso oscuro”.

Otro comentó: “Tornado, Luis. Pero tampoco creo mucho en tu tío. Él ha inventado muchos cuentos.”

Reían a carcajadas cuando uno de ellos tropezó con una botella. “Eh, amigos. Miren esto” exclamó.

Todos se reunieron a examinar aquel recipiente transparente. En su interior mostraba un objeto cilíndrico cubierto de papel de aluminio. El de mayor edad, con aire militar, les dijo: “Déjenla ahí.

Esa botella es sospechosa. Pueden observar que lleva dentro un objeto cubierto con papel plomo y….ustedes saben, el enemigo nos ha tratado de hacer daño por todos los medios. Eso puede ser un explosivo.” Todos fijaron sus miradas en aquella botella. El más joven, preguntó:” ¿Y si es un mensaje?” Las miradas se dirigieron al mayor. “No conozco de mensajes envuelto en ese tipo de papel.”

El sobrino del pescador planteó: “Podemos lanzarle una piedra para romperla y así sabemos si tiene un explosivo”. El añoso, apresuradamente, dijo: “No. Hay bombas que solamente funcionan cuando se les retira el papel.”

Un joven que había estado en silencio todo el tiempo, expuso su criterio: “No creo pueda ser un mensaje ni un objeto peligroso. No vale la pena abrir la botella. Para tranquilidad de todos, debemos lanzarla hacia aquel conjunto de mangles y así nadie corre riesgo.” Todos asintieron.

Le indicaron al más joven: “Tú eres lanzador del equipo de béisbol. Hazla desaparecer.” Arrojó la botella con fuerza, como si estuviera en el home y la desapareció de la vista de todos. Siguieron con sus bromas sin pensar más en el misterio de esa botella.

Un día antes, una pequeña embarcación de la Marina de Guerra hacía su recorrido de rutinas, cuando el capitán le dijo a su tripulación: “Compañeros, vamos a inspeccionar Cayo Seboruco. Nos acercaremos hasta la playa. Eduardo y José revisaran el cayo. Julio y yo permanecemos a bordo. Cualquier complicación, disparan al aire.
 
¿Entendido? Exploren bien. Recuerden que hace un mes nos localizamos una paca de marihuana en ese lugar. Eduardo cogió galletas y refresco de naranja traído por su madre, el domingo anterior. Por su parte, José introdujo en el bolsillo unas chocolatinas y una caja de cigarro sin estrenar. El capitán, al ver el “arsenal” alimenticio que llevaban consigo, les dijo: “Soldados. Esa misión es de una hora. No es para un mes” José le contestó, sonriendo: “Capitán, falta poco para la hora de merienda.” Se metieron en el agua cálida hasta la cintura y tratando de esquivar los erizos que se distinguían a través del agua trasparente, avanzaron hasta pisar la arena de la pequeña playa del islote.
Revisaban todos los arbustos y las rocas mayores con mucho cuidado pero con prisa para disponer de tiempo para comer las golosinas. El cayo tendría unos doscientos metros de largo por cincuenta de ancho, aproximadamente. La parte norte era por donde habían desembarcado, mientras la parte sur era dominada por una pequeña elevación rocosa de apenas diez metros sobre el nivel del mar. Por tal motivo, el nombre de Cayo Seboruco, pues  observándola desde tierra firme, se presentaba como una gran piedra flotando en el mar.

Estaban aproximándose a la parte sur, cuando vieron una gran manga dirigiéndose a la embarcación. Todo estaba oscuro. El ruido inmenso provocado por aquella “bestia” y cuyos resoplidos ensordecían, hacían temblar al más valiente. Vieron con asombro como el tornado aspiraba el pequeño barco con sus compañeros a bordo. Era imposible acudir en su ayuda y comenzaron a correr hacia la parte más alta del cayo, donde sabían, existía una pequeña caverna, muy visitada por arqueólogos e historiadores que estudiaban las pictografías aborígenes plasmadas en sus paredes. Se introdujeron en la cueva con el tiempo justo para esquivar la trompa de aquel “monstruo”. Pocos segundos después, un montón de restos de barcos y viviendas obstruían, la entrada del refugio natural.

Era demasiado para los nervios de los dos marines. Eduardo temblaba y llorisqueaba sin cesar con la cabeza entre sus piernas mientras su compañero se cubría las orejas.

A los pocos minutos y cuando Eduardo no salía aún de su estado de shock. José se le acercó y le dijo: “Eduardo, tranquilo. ¿Ves aquel pequeño orificio? Pues he tomado el papel de la cajetilla de  cigarro, he escrito pidiendo ayuda indicando el lugar donde estamos. Lo enrollé al bolígrafo, cubrí con el papel plomo de la chocolatina, lo metí dentro de la botella donde teníamos el jugo de naranja y lohe lanzado por allí. Siempre hemos visto que todos los objetos lanzados al mar en este lugar, aparece en Playa Blanca al día siguiente. No te preocupes.

Encontraran la botella con el mensaje y vendrán a socorrernos.”

Eduardo levantó la cabeza y sonrió”
Publicar un comentario en la entrada